lunes, 12 de mayo de 2014

¿La Teosofía encaja en el mundo moderno?

Les comparto el texto que presenté el pasado 7 de mayo 2014 en la celebración del día del Loto Blanco en la sede nacional de la Sociedad Teosófica en México:

La Teosofía en el contexto de la cultura espiritual moderna

Desde que se fundó la sociedad teosófica, han existido grandes personalidades que han adoptado sus ideas y su filosofía, ejemplos los tenemos en el pintor Piet Mondrian, el filosófo Rudolf Steiner, el pintor Paul Gauguin, el astrónomo Flammarion, el escritor George Bernard Shaw, el inventor Thomas Alva Edison, el escritor Aldous Huxley y al físico Oppenheimer. Todos estos genios fueron influenciados por la sabiduría oculta y a su vez ellos influenciaron con sus obras y descubrimientos al mundo moderno. Es así como la Teosofía se ha permeado en todos los ámbitos de la cultura y la ciencia de nuestros días.



  


Desgraciadamente no todo es miel sobre hojuelas, pues desde su fundación, la sociedad Teosófica ha tenido detractores a lo largo de toda su corta historia. A HPB se le ha catalogado de loca, charlatana, toxicómana, embaucadora y sinnúmero de insultos. Se ha dicho que la ST ha plagiado textos budistas, hinduistas y zoroastrianos y todo por el simple propósito de ganar dinero. A sus miembros se les ha acusado de espiritistas, de iluminados, mesiánicos, locos…Y a la sociedad como un semillero de ideas tan dispares como inspirar el movimiento Nazi y las abstracciones mesméricas que tanto daño hacen a los pobres incautos que creen que obtendrán poderes sobrenaturales.
Pero seamos sinceros, si estoy hablando de la cultura espiritual moderna, tengo que describirla, y en honor a la verdad, la sociedad espiritual del 2014 se parece más a todo lo que describí líneas arriba. Todo comenzó cuando a mitad del siglo XX se acuño el desafortunado término Nueva Era. Es ahí cuando la humanidad actual encontró en el esoterismo y la cultura oriental un resabio de luz, pero a la vez un escape a la realidad, aderezada con drogas y mescolanza de creencias. Hoy la llamada Nueva Era o New Age no ha hecho más que desprestigiar los verdaderos conocimientos de la Gupta Vidya y la verdadera sabiduría teosófica. En el cajón del New Age se mete al peligroso espiritismo, al rosacrucismo, la masonería, la yoga, la meditación, satanismo, la astrología, neo budismo, gnósticos, poderes sobrenaturales, videntes, cienciología y una serie de sectas de iluminados, en fin, a todo aquello que no vaya en el script de una religión monoteísta.



Y sí, claro, en ese cajón también se mete a la Teosofía. La misma iglesia católica, la de mayor filiación en Latinoamérica, ha comunicado oficialmente que la Sociedad Teosófica y otras “sectas” son peligrosas y están fuera de la salvación eterna. Incluso la práctica de Yoga y la meditación están prohibidas para esa religión. Sin detenerme en el pensamiento medieval que aún impera en muchas mentes judeocristianas, hay que reconocer que gran parte de la población piensa esto de la Teosofía, pues han sido educados por esta religión sin cuestionarse nunca si es verdad o no lo que les dicen.
Viéndolo de esa forma parece que todo está perdido. Si nos reducimos a analizar a México, según datos oficiales el 92% de la población tiene una religión judeocristiana, es decir, católicos, cristianos, judíos, testigos de Jehová, adventistas, etc. Un 1% está representado por religiones étnicas, orientales y el Islam. Nos queda un 7% sobrante, que según el INEGI la mitad no especificó, y la otra se declara sin religión. De entrada entonces tenemos que 92 de cada 100 mexicanos rechaza de facto las ideas teosóficas, por simple educación religiosa. De los 8 que nos quedan, 4 no creen en nada, son materialistas puros, y los otros 4 quizás tengan algún interés en la Teosofía, quizás…Y estoy siendo muy optimista, pues de esos 4, uno puede ser budista, otro masón, otro hare krishna, y el que nos queda quizá sea un simpatizante de las ideas teosóficas, quizá…




¿Dónde se inserta la Teosofía en la actual cultura espiritual? Como dije, todo parece perdido, pero no es así. La teosofía ha hecho mucho desde su creación, incluso antes de su fundación, pues antes de que se estableciera como una organización han existido muchos teosófos como Giordano Bruno, Paracelso, el mismo Goethe o el mismo Platón. Verdaderas lumbreras de la historia de la humanidad. Incluso pueblos tan maravillosos como los egipcios se podría decir que fueron teósofos, pues creían en el Ka o alma inmortal, y sabían que el cuerpo es un vehículo del mismo.
 La teosofía no es un movimiento nuevo sacado de la imaginación de un desequilibrado que quiere sacarle dinero a los incautos. Tiene miles de años y desde entonces ha ayudado al desarrollo espiritual de la humanidad. Lo ha hecho con sus ideales de formar una fraternidad universal, ha promovido el conocimiento del hombre por el hombre mismo, sin mediación divina o externa, y conceptos tan esenciales hoy en día como el Karma y la Reencarnación han sido difundidos en forma masiva por la ST. Basta con escuchar “No hay religión más elevada que la verdad” para entender que nadie aquí pretende levitar y dominar las mentes de los otros, apenas indagar la verdad.



La cultura espiritual moderna está impregnada por los conocimientos teosóficos, por no decir empapada. La idea de unidad, la unión con el Yo superior, la teoría de causa-efecto, la reencarnación, los viajes astrales, el alma superior e incluso la desintegración del átomo y la noción de que lo más hay en este universo es espacio entre los átomos (nunca un vacío como lo cree la ciencia dogmática) es gracias a la labor de tantos teósofos que han perseguido y divulgado los conocimientos que los grandes maestros nos han regalado. Incluso la física cuántica no hace más que confirmar las teorías científicas contenidas en las cartas de los Mahatmas, las mismas teorías que hace 100 años fueron llamadas sin fundamento y producto de alucinaciones sin sentido. Hoy por ejemplo, la ciencia admite que el sol tiene ciclos de actividad que duran 11 años. Lo mismo nos comunicaron los maestros desde el siglo XIX. La física cuántica también nos dice que las partículas tienen una especie de memoria y reaccionan a nuestros pensamientos. Nosotros sabemos que hay inteligencias activas detrás de cada átomo.

Enumerar los conceptos filosóficos, religiosos y científicos que nos ha legado la teosofía y el saber ocultista sería tarea tan enorme como volver a escribir la Doctrina Secreta. Sólo me queda decir que como miembros de la ST tenemos mucho trabajo por difundir y comunicar este tipo de conocimientos. Pues sólo así las generaciones venideras no rechazarán este tipo de ideas y las adopten como algo normal, para que en un futuro suceda lo que ocurrió en el origen, tener todos una sola religión que persiga siempre la verdad, el crecimiento espiritual y el bien común, y así cerrar el ciclo de esta ronda, de esta raza y de esta era.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...